En aguas superficiales

El vibrante azul del agua es toda una invitación. Abajo, en aguas poco profundas, se abre un insospechado universo lleno de vida y actividad. En Isabela es un placer practicar snorkel. Hay varios lugares para perderse, durante horas, en el placer de observar todo cuanto pasa bajo la superficie. No será raro ver manta rayas o pingüinos, incluso tiburones además de decenas de especies de peces que merodean entre las rocas y los arrecifes, buscando plancton y algas para alimentarse. Todo un paraíso que está esperando ser descubierto.

Más allá del azul

Tras una corta caminata de diez minutos aproximadamente, por un hermoso sendero de madera construido en medio del manglar, se abre, como una obra de arte, el apacible paisaje de Concha de Perla, un brazo de mar enmarcado por negros muros de lava volcánica. Al sumergir la cabeza en el agua, uno se envuelve en un mágico mundo multicolor. Incontables especies marinas entre peces, corales y lobos marinos te acompañan mientras te dejas llevar por la suave marea. Para disfrutar plenamente de su visita a Concha de Perla, puede alquilar equipos de snorkel en algunos lugares de Puerto Villamil a cómodos precios. Si lo que quiere es relajarse en las aguas del mar, su experiencia no será menos encantadora. ¡Bienvenido al paraíso!

Paraíso bajo el agua

Para quienes practican buceo las aguas de Galápagos son célebres en el mundo. En Isabela están algunos de los ecosistemas más sanos y prístinos que se pueden encontrar para practicar este deporte. La cantidad de especies que es posible encontrar es inimaginable. Hay decenas de sitios protegidos del oleaje en los que los buzos pueden ver cardúmenes de pequeños peces, tiburones, tortugas, lobos marinos y manta rayas. La reserva marina de Galápagos es un auténtico regalo para el especialista o el aficionado. Hay que ponerse en contacto con servicios especializados que ofrecen tours de buceo y cuentan con las autorizaciones y equipos necesarios, además de guías dive masters. Las autoridades han definido los sitios en los que es posible bucear y deben estar informadas de cualquier expedición submarina que se desee emprender. Se requiere que todos los participantes cuenten con su licencia de buceo PADI. Es posible, según el programa que planifique, realizar varias inmersiones en un día. Los buzos no quedarán defraudados; la abundancia de vida supera todas las expectativas.